Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

I Plan Estratégico de Gijón (1991-1999)

En 1991 la Alcaldía de Gijón encargó la elaboración de un Plan Estratégico de la ciudad al Consejo de Desarrollo Local. Cuando se planteó esta elaboración se tuvo en cuenta que la importancia y protagonismo económico y social de las ciudades en el ámbito europeo era cada vez mayor. Las ciudades conforman una red extensa y jerarquizada en la que se vertebra la mayor parte de la actividad desarrollada en la Unión Europea.

Ante esta realidad y la inminencia de la implantación del Mercado Único en 1993, se consideró oportuno definir una estrategia para Gijón. Mediante la planificación estratégica se pretendía conseguir una adaptación satisfactoria de la ciudad a las tendencias del entorno, a la vez que proporcionar una orientación para sacar un mayor partido a las potencialidades de la ciudad. Todo ello con el objetivo de posicionarse de manera ventajosa en diferentes ámbitos y respecto al conjunto de las ciudades europeas.

Por otra parte, se consideró que mediante la planificación estratégica se podía aglutinar a los agentes políticos, económicos y sociales en torno a un proyecto de ciudad que sirviera de referencia a medio y largo plazo. De este modo, la planificación estratégica también ofrecía la posibilidad de conseguir un avance en los niveles de participación de los agentes, implicándolos en un objetivo común.

Foto en la que se muestran paisajes característicos de Gijón tales como El Musel y la playa de San Lorenzo

Objetivos

OBJETIVO CENTRAL

  • Hacer de Gijón un motor de la innovación y diversificación de la industria asturiana y centro económico de la cornisa cantábrica y del Arco Atlántico.
  • Aumentar la cualificación de los recursos humanos.
  • Modernizar la oferta comercial y turística, y conseguir un incremento de los mercados.
  • Integrar lo rural y lo urbano.
  • Asegurar un aumento en la calidad de vida de todos/as los/las ciudadanos/as.

LÍNEAS ESTRATÉGICAS

1. Innovar y diversificar la base industrial de Gijón para conseguir un centro económico de la cornisa cantábrica y del Arco Atlántico.

2. Hacer de Gijón una ciudad más accesible y de gran calidad ambiental.

3. Modernizar la oferta comercial y conseguir un incremento de los mercados.

4. Mejorar la oferta turística.

5. Integrar lo rural y lo urbano.

6. Aumentar la cualificación de los recursos humanos como medio para el progreso económico y personal.

7. Asegurar para todos/as los/las ciudadanos/as un aumento de la calidad de vida.

Balance

El proceso de planificación estratégica de Gijón en el período 1991 - 1999 respondió a la conciencia tomada sobre la nueva función de los territorios. Ante esta nueva realidad, se optó por analizar los entornos de la ciudad, identificar sus puntos débiles y potenciar sus oportunidades para convertirlas en factores de éxito y de desarrollo. En el plan anterior se propuso un objetivo final o modelo de ciudad, que sirvió de referencia para establecer los objetivos y acciones concretas que debían realizarse para alcanzarlo en las fases posteriores del plan estratégico.

Se diagnosticó que la industria era y es la base de la economía gijonesa y asturiana, hecho que no se pretendió cambiar sino potenciar. Así pues, se apuntó que era preciso renovar las actividades tradicionales mediante la introducción de innovaciones tecnológicas y de la cualificación de los recursos humanos. Estas medidas se estimaron necesarias, en tanto que favorecerían el empleo en la ciudad y potenciarían Gijón como motor de la industria asturiana, asumiendo su papel como centro económico de la Cornisa Cantábrica, objetivo éste considerado prioritario.

Foto de barcos en el puerto del Musel al atardecerEn segundo lugar se concluyó que era necesario una modernización de los pequeños comercios tradicionales de Gijón para renovar y hacer más atractiva la amplia oferta comercial de la ciudad. Si se cumplía esta premisa y se mejoraba la cualificación de los profesionales del sector, posiblemente se conseguiría potenciar y diversificar la oferta turística local.

En cuanto a urbanismo se debía actuar en dos sentidos: conservar el centro histórico y limitar el tráfico en el casco urbano por una parte, y por otra intensificar el aprovechamiento de los grandes espacios abiertos, especialmente los de los grandes espacios abiertos, sobre todo los del borde litoral y la franja periurbana, siempre con un riguroso respeto al medio ambiente.

La zona rural debía conservarse, promocionarse y aprovecharse para actividades de ocio, pero prestando también atención a la transformación productiva de su actividad agropecuaria, intentando conciliar e integrar la Asturias urbana, litoral y verde en territorio del concejo gijonés.

Finalmente, se debía asegurar un crecimiento sostenido en la calidad de vida para todos los ciudadanos y ciudadanas mediante la implantación descentralizada de equipamientos, tanto públicos como privados, y el desarrollo de prestaciones sociales capaces de afrontar los problemas de la marginación social y de la vivienda.

Estas conclusiones constituyeron el punto a partir del cual se debían empezar a definir objetivos concretos que permitiesen llegar a este modelo de ciudad en el que destacaban la idea de convertirse en centro económico de la Cornisa Cantábrica, modernizar el pequeño comercio tradicional, potenciar y diversificar la oferta turística local y asegurar un crecimiento sostenido en la calidad de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas.

El contenido del primer Plan Estratégico de Gijón se adecuaba, en su momento, a la realidad de la ciudad y pretendía definir lo que la ciudad quería ser en el futuro. A lo largo de los años transcurridos desde que se elaboró aquél han surgido nuevas tendencias en los entornos que aconsejan su reprogramación.

Las tendencias que se perfilan como más determinantes y que se deberían contemplar en la estrategia actual de la ciudad son: la globalización y la construcción europea; las tecnologías de la información y la comunicación; las empresas red; la educación en la formación; la administración relacional; la calidad en la producción y en la administración; la cohesión social y el medio ambiente.

Puede descargar el documento "Plan Estratégico de Gijón - Balance 1991-1999" en el apartado DOCUMENTOS