Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

 

Presentación


Foto de paisaje de Cimadevilla

En el ámbito europeo el papel que juegan las ciudades, en cuanto a su protagonismo económico y social, adquiere una importancia cada vez mayor. La planificación estratégica cobra una dimensión prioritaria en el marco de las ciudades, ya que el desarrollo futuro de éstas depende, en gran parte, de una adecuada identificación de sus ventajas comparativas y de la puesta en práctica de actuaciones originales y específicas.

Partiendo de este marco de referencia se hace necesario para el desarrollo futuro de las ciudades la elaboración de un Plan Estratégico, cuyos rasgos característicos han de ser los siguientes:

  • Constituir un Instrumento de Análisis. Se trata de un documento en el que se analiza la situación previa de partida del territorio, que ha de constituir la base para la puesta en marcha del Plan Estratégico, teniendo en cuenta, así mismo, las nuevas tendencias, discontinuidades y posibles cambios no previstos que afecten a la ciudad.

  • Constituir un Instrumento de Decisión. Ha de identificar una estrategia para encaminar el desarrollo económico y social del territorio, a través de la definición de grandes programas de acción que habrán de conducir el desarrollo futuro de la ciudad.

  • Constituir un Instrumento de Cooperación Público-Privada entre los principales actores urbanos y su compromiso para desarrollar la estrategia en la medida de sus responsabilidades y competencias.

  • Crear cauces de Participación Ciudadana, como elemento clave capaz de difundir una cultura de ciudad, de sus retos, de sus oportunidades, que facilite la colaboración ciudadana en el hacer ciudad.

  • Disponer de una Estrategia Global de la Ciudad (económica, social, cultural, medio ambiental, territorial) y no sólo física, como es el caso de ciudades que sólo disponen de planes o proyectos urbanísticos.

Desde este punto de vista, el Plan Estratégico de Gijón trata de aunar estas características, como instrumento de planificación y gestión de gran valor en que aspira a convertirse.

Beneficios que aporta un Plan Estratégico

  • Clarificar el futuro.

  • Ayudar a la toma de decisiones, en función de sus consecuencias previsibles.

  • Conducir con eficacia los cambios del entorno y de las circunstancias.

  • Concentrar los recursos limitados hacia temas de interés público y privado.

  • Estimular la visión global de los problemas y la conciencia comunitaria en organizaciones y sujetos.


Condiciones de éxito de un Plan Estratégico

  • Voluntad positiva de todas las instituciones implicadas.

  • Capacidad de liderazgo del proyecto por parte de los interlocutores públicos y privados.

  • Creación de una infraestructura técnica mínima y adecuada para desarrollar el proyecto y asegurar el proceso de elaboración, control y seguimiento del Plan.

  • Disposición de los recursos económicos y humanos suficientes.

  • Sensibilidad de los/las participantes ante la toma de decisiones y flexibilidad para lograr la necesaria adaptación a las exigencias de un entorno cambiante.

  • Una planificación estratégica efectiva para las ciudades requiere, en definitiva, una metodología basada en el trabajo en equipo y en la que siempre prime la visión del proceso sobre el criterio de producto terminado